El gran hackeo latino

Cambridge Analytica, empresa experta en el análisis de datos, se convirtió en el lado oscuro de las redes sociales tras las elecciones presidenciales de 2016 en EE UU.